El cuidado, necesidad y compromiso. Hacia una democratización de los cuidados

PROPUESTAS ACEPTADAS

Coordinación

Yolanda Bodoque Puerta (L’ITA) y Carmen Gregorio Gil (AIBR)

Contacto

yolanda.bodoque@urv.cat, carmengg@ugr.es

Líneas de trabajo

Abrimos el simposio a comunicaciones que dialoguen en torno a las siguientes líneas de trabajo:

  1. El cuidado de personas adultas desde su vertiente social y cultural.
  2. La crisis de los cuidados: el incremento de las situaciones de dependencia asociadas a la vejez o a la discapacidad; fragmentación y reducción de las redes de apoyo y raquitismo de las políticas públicas.
  3. Mercantilización de los cuidados y desigualdades en el acceso a los servicios de cuidados: procesos de refamiliarización e internalización de las actividades de cuidado.
  4. Problematización de la construcción social del cuidado: interseccionalidad de género, clase y etnia.
  5. La responsabilidad en reparto del cuidado: hombres, mujeres, familias, y políticas públicas.
  6. Nuevos escenarios en el trabajo remunerado de cuidados: condiciones en las que se produce la cobertura de necesidades cada vez mayores.
  7. Iniciativas emergentes que involucran nuevos actores sociales: la implicación de los hombres en los cuidados y las respuestas comunitarias.

Objeto del simposio

En este simposio se abordará el tema del cuidado desde su vertiente social y cultural. El cuidado es una necesidad de todos los seres humanos, imprescindible para el mantenimiento de la vida y la reproducción social. El hecho de que la responsabilidad del cuidado recaiga en las familias y en las mujeres esconde su dimensión social y el desigual reparto del mismo. La necesidad de ser cuidado debe corresponderse pues con compromisos que abarcan a todos los actores sociales (familia, estado, mercado, comunidad). Género, clase y etnia cruzan las actividades del cuidado y sitúan a los distintos actores en posiciones desiguales.

Nos aproximamos a los cuidados en torno a tres ejes fundamentales que lo plantean como un reto actual de nuestras sociedades, desde los cuales invitamos a reflexionar en el simposio.

En primer lugar, el cuidado se realiza actualmente en el marco de una doble crisis: la crisis de los cuidados y la crisis económica. La crisis de los cuidados expresa el colapso de las capacidades de cuidados de las familias, así como su repercusión en la sociedad. Se produce por la convergencia de la presencia de las mujeres en el trabajo remunerado, el incremento de las situaciones de dependencia asociadas a la vejez o a la discapacidad. Hay que añadir la fragmentación y reducción de las redes de apoyo, así como la falta de implicación de los hombres. En el caso de España, el raquitismo de las políticas públicas agrava la situación (Comas d’Argemir, 2015).

La crisis económica, con el consecuente empobrecimiento de la población y el empeoramiento de las condiciones de vida, ha ido acompañada de políticas de austeridad y medidas que han atacado directamente al Estado de bienestar. Esto ha exacerbado la mercantilización de los cuidados, también conocida como “pay for care”, que deja en manos del mercado la provisión de ciertos servicios que anteriormente eran públicos. Este proceso incrementa las desigualdades en el acceso a los servicios de cuidados, siendo los sectores populares los más castigados. La refamiliarización del cuidado provoca a su vez nuevas cargas para las mujeres como principales responsables del mismo.

En segundo lugar, las actividades de cuidado no pueden ser tratadas únicamente en clave nacional, debido a su internacionalización. La respuesta de los hogares de clase media y alta ha sido la externalización del cuidado, y buena parte se ha producido con la contratación de inmigrantes, mujeres en su mayor parte. A partir de los conceptos de reproducción estratificada (Colen, 1995) y de cadenas globales de cuidados (Hoschchild, 2002) que se incrusta en las desigualdades sociales y tiene repercusiones en los países de origen.

En tercer lugar, este simposio se propone plantear debates epistemológicos y metodológicos sobre la manera de abordar los cuidados desde nuestra disciplina.

La democratización de los cuidados hace referencia tanto a la necesidad como al derecho a cuidar y ser cuidado y a la redistribución de los trabajos de cuidados. La distribución actual de las tareas de cuidado –remuneradas y no remuneradas- coloca a las mujeres, las clases populares y la población de origen inmigrante como aquellos/as que están cubriendo de manera desigual y en condiciones precarias la cobertura de necesidades cada vez mayores. Un análisis de las maneras en que se produce el cuidado (remunerada o no remunerada), introduce nuevos escenarios en los cuales también es pertinente detenernos.

Los trabajos de cuidados están siendo analizados desde distintas disciplinas. Desde la economía feminista se ha dado visibilidad, y se ha asignado valor, al tiempo de trabajo dedicado a las actividades no remuneradas que se ejercen en la familia y que contribuyen al bienestar colectivo. Ha sido crucial también el concepto de cuidado social (Daly y Lewis, 2000), que integra a los distintos actores (familia, mercado, estado). El libro de Carrasco, Borderías y Torns (2011), hace una buena síntesis y recopilación de contribuciones esenciales en los estudios sobre el cuidado. El impulso de las investigaciones feministas ha contribuido a que el cuidado esté en las agendas políticas y en los organismos internacionales, convirtiéndolo en una herramienta política que cuestiona determinadas políticas sociales y repolitiza el bienestar (Esquivel, 2015; Himmelweit y Land, 2014; Pérez Orozco, 2014).

Entendemos que la aportación de la antropología social se centra en distintas dimensiones. El cuidado es universal, pero sus concreciones son muy diversas. La habilidad para cuidar no es innata y debe ser aprendida de una forma u otra. Las actividades que integran el cuidado, lo que se considera apropiado o no y sus contenidos simbólicos, han de entenderse en el contexto social e histórico en que se producen. Lo mismo puede afirmarse del contenido moral y afectivo que definen la obligación de cuidar y por donde transcurren los sentimientos que lo atraviesan (Kleinman, 2015; Lenninger et al, 2006; Schepper-Hughes, 1993). La antropología está también en mejores condiciones para desentrañar la articulación de género, parentesco, economía y política en la configuración de lo que se considera cuidado (Gregorio y Gonzálvez, 2012), así como las máscaras culturales que ocultan sus dimensiones sociales (Comas d’Argemir, 2014).

Bibliografía

Carrasco, Cristina, Borderías, Cristina, y Torns, Teresa (eds.) (2011), El trabajo de cuidados. Historia, teoría y políticas. Madrid. La Catarata.
Colen, S. (1995), “Like a Mother to them”: Stratified Reproduction and West Indian Childcare Workers and Employers in New York”, en Ginsburg, F. y Rapp, R. (eds.). Conceiving the New World Order. The Global Politics of Reproduction. Berkeley: University of California Press, 78-102.
Comas d’Argemir, Dolors (2014), “Los cuidados y sus máscaras: Retos para la antropología feminista”. Mora (B. Aires), vol.20, no.1, p.00-00. ISSN 1853-001X.
Comas d’Argemir, Dolors (2015) “Los cuidados de larga duración y el cuarto pilar del Estado del bienestar”, Revista de Antropología Social, vol 24: 173-196. DOI: 10.5209/rev_RASO.
Daly, Mary i Lewis, Jane (2000): «The concept of social care and the analysis of contemporary welfare states», British Journal of Sociology, 51(2), 281-299.
Esquivel, Valeria (2011), La economía del cuidado en América Latina: poniendo a los cuidados en el centro de la agenda. PNUD.
Gregorio Gil, Carmen y Gonzálvez Torralbo, Herminia (2012), “Las articulaciones entre género y parentesco en el contexto migratorio: más allá de la maternidad transnacional”, Ankulegi, 16: 43-57.
Himmelweit, Susan and Land, Hilary (2011), “Reducing gender inequalities to create a sustainable care system”, Kurswechsel, 4: 49-63.
Hochschild, Arlie (2002), “Love and gold”. En Barbara Ehrenreich, & Arlie Hochschild (Eds.), Global woman (pp. 15–31). NY: Owl.
Kleinmann, Arthur (2015), “Care: in search of a health agenda”, The Lancet, 386 (9990): 240–241.
Leininger M.M. & McFarland M.R. (eds.) (2006), Culture Care, Diversity and Universality. A Worldwide Nursing Theory. Jones and Barlett Publishers, London.
Pérez-Orozco, Amaia (2014), Subversión feminista de la economía. Aportes para un debate sobre el conflicto capital-vida. Madrid. Traficantes de Sueños.
Schepper-Hughes N. (1993) Death without weeping. The violence of everyday life in Brazil. University of California Press, Berkeley.

Idiomas

En este simposio se aceptarán comunicaciones escritas en castellano y valenciano.

PRESENTAR PROPUESTA

No se admiten más comentarios